Anjullón OnLine

Este Blog esta creado con la intención de hacer conocer más a mi querido pueblo de Anjullón, rescatar su historia y su cultura e informar los hechos más destacados del pueblo y/o protagonizados por sus hijos.
La foto de la portada es "la Iglesía de Anjullón".
Se aceptan colaboraciones con material sobre el pueblo (y la costa toda) a Lrquintero@gmail.com

jueves, 8 de abril de 2010

Pedro Ignacio de Castro Barros, un Hombre de la Iglesia y de la Patria

(Foto: Escultura que representa a nuestro procer que se encuentra en el museo de Chuquis)

Nació en Chuquis, Dpto. Castro Barros, el 31 de Julio de 1777. Fue el último hijo del matrimonio formado por un salteño, Don Pedro Nolasco de Castro y Paz y de una riojana, Doña Francisca Jerónima Barros Aguilar.
Terminó sus estudios primarios en Santiago del Estero y en 1791 se traslada a Córdoba para hacer estudios universitarios de Humanidades, Retórica y Filosofía.
Habiendo sentido el llamado de Dios al sacerdocio, es ordenado en 1800, por Monseñor Angel M. Moscoso.
Fue cura y Vicario Foráneo en nuestra provincia (cuando dependía de la diócesis de Córdoba del Tucumán).
En 1813 fue nombrado Misionero Apostólico de la Diócesis de Córdoba y en 1825, Capellán del Monasterio de Santa Catalina, cuyo templo se encargó de terminar.
Su trabajo fue incesante para lograr reanudar las relaciones de la Iglesia con Roma la cual se realizaba a través de España y debido a la Declaración de la Independencia se produce un corte.
Cuando asume en Córdoba como Vicario Capitular, la provincia se encontraba en una crisis política con enfrentamientos bélicos (unitarios y federales) que desgastaban la economía. Castro Barros colaboró, desde su lugar a mejorar la situación, sin reproches ni resentimientos, ya que su idea era que la Iglesia tenía que aportar, en las medidas de sus posibilidades, a las necesidades del estado.
En 1828 fue Visitador Eclesiástico en Cuyo. Sarmiento, en su obra Recuerdos de Provincia, resalta las cualidades del Canónigo como predicador y cuenta que hasta se confesó con el.
Con Bernardino Rivadavia mantenía un enfrentamiento debido a que este proponía una reforma eclesiástica, en la que la administración de la Iglesia quede bajo la esfera del Gobierno Político Nacional.
Por sus excelentes condiciones retóricas y sus principios, fue siempre elegido para actuar en política. Es importante destacar que sus prédicas estaban inspiradas en otro GRAN PREDICADOR, el Valenciano Patrono de nuestro pueblo de Anjullón, SAN VICENTE FERRER. Así lo manifestaba en sus alocuciones y hasta cuando afirmaba: "....no se hallan reñidas en un monje o religioso las obligaciones de cristiano y ciudadano", "....tenemos dos madres: la Iglesia y la Patria".
En estas condiciones, representó a los riojanos como Diputado en la Asamblea del Año XIII, donde ocupó la Vicepresidencia, y en 1816 en el Congreso de Tucumán, para la Declaración de la Independencia. En esta oporunidad, los congresales lo eligen para predicar en la ceremonia de Acción de Gracias. Se lo consideró siempre como el PREDICADOR DE LA INDEPENDENCIA.
Participa activamente en el proceso para lograr la Autonomía de La Rioja, que dependía de Córdoba (la cual se logró el 1 de marzo de 1820).
Se retira del escenario político porque sus funciones en la Vicaría Capitular de Córdoba y la Universidad, le absorvían tiempo.
Según la investigación realizada por el chuqueño Juan A. Ortíz en su "Cartas y Algo Mas", Castro Barros siguió actuando como acompañante y componedor en la crisis política de La Rioja. En una de esas cartas decía: a su "amigo y dueño de todos mis afectos, el señor Comandante Don Juan Facundo Quiroga", y en otra le aconsejaba: "...haga callar toda pasión, desconfianza y resentimiento y conságrese solamente a la salud del pueblo que es la suprema ley".
Sufrió persecusión política por el lado del federalismo y por su oposición a Rivadavia, a pesar de haber declarado: "No he sido, ni soy, ni seré jamás monarquista, ni unitario, ni federal, sino solo un patriota constitucional católico romano".
En 1831, despojado de todo cargo, aún el eclesiástico, lo llevan preso, junto con varios ciudadanos del quehacer político de la época, a la provincia de Santa Fe, a una especie de barco que hizo de cárcel. Rosas lo saca de ahí y determina que no podía salir de la ciudad de Buenos Aires.
Argumentando problemas de salud pide permiso para viajar a Uruguay donde ejerció su ministerio. Allí se dedica a predicar dando ejercicios espirituales basados en las enseñanzas de San Ignacio de Loyola.
En 1841 viaja a Chile donde el Arzobispo Vicuña lo acogió con gran amabilidad y hospitalidad. Allí trabajó siempre con espíritu apostólico recorriendo desde Santiago hasta La Serena, predicando hasta que sus fuerzas ya eran escasas.
Durante 4 años sufrió los padecimientos de una cruel enfermedad, falleciendo el 17 de abril de 1849. Santiago le dió sepultura digna, primero en la Recoleta y luego en la Iglesia del convento de Las Rosas donde lo llevó su sobrino nieto que le hacía de secretario, el Padre José Vitaliano Molina.
En 1923, cuando asume como Vicario Foráneo Monseñor Dr. Vicente Ferreyra, la provincia le dá un gran impulso a la repatriación de sus restos. La decisión política ya había sido tomada mucho antes (1897) cuando se forma una comisión donde se encontraba Monseñor Abel B. y Bustos, a quien le sorprende la muerte con esta misión, dejando escrito dos discursos: uno para leerlo al recibir los restos y el otro al entregarlos.
Llegaron a la Iglesia Matríz de La Rioja el 24 de mayo de 1926, luego de haber recibido homenajes a su paso por Mendoza, Río cuarto y Córdoba. Acá fueron emotivamente recibidos por autoridades, clero y pueblo en general.
Durante muchos años sus restos estuvieron en una urna de mármol a los piés del crucifijo en el interior de la Iglesia Catedral. El 17 de abril de 1949, por iniciativa del Obispo Froilán Ferreira Reinafé, y costeado por el clero argentino, fueron trasladados al actual mausoleo en el atrio de la Catedral.

Como riojana y con raíces costeñas, fue muy interesante investigar sobre la historia de esta noble figura, PROCER DE LA INDEPENDENCIA, que brindó sus servicios a la Iglesia y a la Patria en forma decidida, clara, responsable, favoreciendo siempre el bien espiritual.

Desde ahora, cuando pase por la plaza 9 de Julio, donde se encuentra su estatua, tendré presente su accionar en la Historia Argentina donde se destacó por su FE, su INTELIGENCIA, su PERSEVERANCIA Y VALENTIA.
Felicitaciones a los hermanos chuqueños por este ORGULLO con mayúsculas y por crear, conservar y mostrarnos el Museo Castro Barros, donde está reflejada la historia del PROCER COSTEÑO.

Datos investigados en los libros "¿Quién fue Castro Barros?" y "Cartas y Algo Mas" de Juan Aurelio Ortíz y "Aportes para una Historia de la Iglesia de La Rioja - Tomo 1" de Miguel A. Peralta.

21 comentarios:

  1. me re justa la informascion me ayudo a aser la tarea esta re buena interesante

    ResponderEliminar
  2. esta re copado me ayudo a sacarme un 10

    ResponderEliminar
  3. aser ?? hacer !!! con "h", ahora estudien ortografía...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que malo o mala se su pone que te tenes que fijarte tu errores
      de ortografia digo porque parece que esta siempre pendiente de los otros...

      Eliminar
  4. como se llama el q esta en linea

    ResponderEliminar
  5. Amiga Isabel Peralta, como me alegro leer la biografia de EL IMPORTANTE MONSEÑOR Y PATRIOTA NACIDO EN NUESTRA COSTA, CHUQUIS. TE FELICITO POR MOSTRAR LA VIDA DE UN HIJO DE LA IGLESIA CATOLICA TAN PROXIMO A ....MI LUGAR....Jsto Rafael de la Vega. Anjullon.

    ResponderEliminar
  6. Hola me podrias subir la letra de la Zamba para el Dpto. Castro Barros. Graccias.

    ResponderEliminar
  7. Acabo de subir la letra de la zamba... espero que te sirva.

    ResponderEliminar
  8. no es aburrido es muy linda la tarea y te ayuda a pensar besos para todos que vean esto

    ResponderEliminar
  9. esto va para mi conpañera aylen ojala te guste aylen beso e quiero amiga del alma

    ResponderEliminar
  10. Hay que cuidar todo lo nuestro..y mas aún a estos personajes que dieron su vida para un bienestar mejor. soy roberto de san juan

    ResponderEliminar
  11. Soy pariente de este gran hombre por la linea de su madre, me siento humilde y honrada por llevar su sangre.Gracias por el articulo!

    ResponderEliminar
  12. faltaria agregar que era primo hermano del Coronel Nicolas Barros Herrera

    ResponderEliminar
  13. Es muy buena la información,gracias.

    ResponderEliminar
  14. buenisima la info! Me sirvio como fuente para una obra de teatro aplicada ala historia en el marco del bicentenario de la declaracion de la independencia desde la vision del Dr Pedro Ignacio de Castro Barros. Gracias!!!!!!

    ResponderEliminar
  15. Alguien podría informarme cómo contactar al Sr. Aurelio Ortiz? Gracias

    ResponderEliminar
  16. Investigando, a partir de esta información, descubrí que la Sra. Tránsito Barros, esposa del que fue intendente de la ciudad de La Rioja, don Gamaliel Sánchez; fue bisnieta/sobrina de Castro Barros. O sea que Castro Barros fue tarara-abuelo-tío del recordado Albino Sánchez Barros, tío del escritor Hernán Sánchez Barros. Gracias por la información.

    ResponderEliminar