Anjullón OnLine

Este Blog esta creado con la intención de hacer conocer más a mi querido pueblo de Anjullón, rescatar su historia y su cultura e informar los hechos más destacados del pueblo y/o protagonizados por sus hijos.
La foto de la portada es "la Iglesía de Anjullón".
Se aceptan colaboraciones con material sobre el pueblo (y la costa toda) a Lrquintero@gmail.com

domingo, 4 de diciembre de 2011

Rescate en la Quebrada de Anjullón

(Foto: Dioniso Quintero, uno de los protagonistas de esta historia)


Corría el verano del año 1966. Ya habían pasado algunas horas desde que el sol se ocultara tras el Velasco y como todos los sábados los hombres del pueblo empezaban a reunirse en el lugar obligado: la confitería “El Viskito”. Algunos jugaban al sapo, a la taba o al truco, mientras otros solo compartían una picada acompañada por alguna bebida debajo del enorme visco que le daba nombre al lugar.
De pronto la tranquilidad de la noche se vio quebrada con la llegada de Custodio Brizuela, quien buscaba ayuda para rescatar a su padre Don Celidonio, conocido con el mote de “Shono”, quien junto a Alonso Vega habían quedado atrapados en el cerro mientras buscaban algunas vacas de su propiedad.
En efecto, Don Shono junto a su hijo Custodio y a Alonso Vega habían marchado en la madrugada de ese día a buscar algunas vacas que tenían en la zona de “el potrero”. Al no poder encontrarlas en los lugares más habituales, ya de regreso, subieron por la quebrada conocida como “la aguadita”, que se encuentra al sur del puesto de “Don Burgos” quedando Custodio en la parte baja. La idea era subir y una vez arriba dirigirse hacia el este por la parte más alta para bajar llegando a la Gruta de la Virgen del Valle, eludiendo de esta manera una zona de muy difícil acceso.
Custodio llegó al lugar establecido para reunirse y después de varias horas de espera trató de volver sobre sus pasos a pesar de la llegada de la oscuridad. Por este motivo no pudo avanzar mucho, pero si lo suficiente para escuchar gritos de su padre que le hicieron saber que estaban atrapados en algún lugar del que no podían salir por sus propios medios y ante esto decidió volver al pueblo a buscar ayuda.
Al enterarse del problema, muchos de los presentes empezaron a organizarse para el rescate. Entre los jóvenes presentes en la confitería y que serían de la partida estaban “Pito” y “Cholo” de la Vega, “Tuni” Peralta, Luis “Masha” Mercado, Dionisio Quintero, Armando “Calito” Núñez, etc. Algunos marcharon a sus casas a buscar elementos que podrían necesitar, entre ellos Cholo de la Vega, quien fue a buscar el camión de su padre (Don Alfredo de la Vega), en el cual marcharía todo el grupo de rescate por el camino de la gruta, que en esos momentos solo llegaba al lugar conocido actualmente como “la primera terminal”.
Varios fueron los hombres del pueblo que marcharon esa noche, acompañados por el policía del pueblo, Don Juan “el gallo” Mercado. Algunos llevaban radiosoles y velas para alumbrar, otros lazos, torzales y también algunas botellas que podían necesitar para acercar agua a los perdidos. Pasando la gruta, un grupo cruzó a la margen izquierda del río para tratar de subir lo cual les resultó imposible. Volvieron luego a la otra margen del río y decidieron avanzar hasta el puesto de Don Burgos para subir y realizar el mismo camino que Don Shono y Alonso. Llevaban dos radiosoles, para ayudarse en el intento por llegar al lugar desde donde, al parecer, se escuchaban los gritos.
Pito de la Vega y Dionisio Quintero se quedaron en la zona conocida como “Rodeo del medio”. Allí los encontró el amanecer y un rato después pudieron ver al otro grupo en la cima del cerro hacia el sur. También se empezaron a escuchar nuevamente gritos de Don Shono que al parecer estaban en algún lugar a mitad de la montaña pero no podían verlos.
En ese momento empezó a llegar más gente del pueblo que venían a unirse al grupo de rescate, entre ellos Belarmino Brizuela, Carlos Ávila y Humberto Zárate. Mientras tanto el grupo que estaba en la cima intentaba sin éxito descender hacia donde se escuchaban los gritos y desde abajo lograron ubicar el lugar exacto donde se encontraban los extraviados.
A simple vista era un lugar de muy difícil acceso, por lo que algunos regresaron al pueblo a fin de buscar medios adecuados para realizar el rescate. Mientras tanto Dionisio Quintero invitaba a quien se animara a acompañarlo para tratar de subir desde el frente. A pesar que por esos años Dionisio era un joven de 26 años habituado a andar en los cerros y conocedor de la zona, el lugar al que tenían que llegar era prácticamente inaccesible. Pero como no encontraban otra forma de llegar a ellos decidieron intentarlo.
Dionisio se acomodo un lazo a media espalda y partió acompañado por Carlos Ávila, que llevaba un torzal en sus manos y por Humberto Zarate que llevaba una botella con agua. Como en aquel tiempo no había botellas plásticas, ante el primer problema de Humberto, la botella cayo al suelo y se reventó por lo que Humberto decidió regresar al improvisado campamento.
Siguieron avanzando entre piedras y grandes cantidades de una planta llena de espinas conocida como chaguarales la cual es muy común en esa parte del cerro. De repente llegaron a un lugar donde no podían pasar. Luego de varios intentos Dionisio logró trepar y pasar através de un molle pero no así Carlos Ávila quien le alcanzó el torzal arrojándolo desde abajo, regresando luego al campamento del “Rodeo del Medio”.
Con mucha dificultad siguió avanzando mientras el grupo que había subido a la cima durante la noche regresaba por el mismo camino de subida. Desde abajo con gritos y señas la gente trataba de indicarle a Dionisio el lugar donde estaban los extraviados.
Después de mucho esfuerzo y por los gritos e indicaciones se dio cuenta que estaba más arriba y a poco andar encontró las huellas que habían dejado el día anterior Shono y Alonso.
Siguiendo esas huellas pudo llegar a ellos, habían bajado por una piedra rodando como si fuera un tobogán, aproximadamente unos 10 o 12 mts. Y desde allí no pudieron seguir avanzando debido a que al frente había un precipicio, pero tampoco podían regresar debido a que la piedra era muy resbaladiza y estaba muy empinada. Para colmo de males, el lugar donde se encontraban era muy pequeño y apenas podían moverse con riesgo de caer al precipicio.
Estaban en una saliente de la piedra Alonso y don Shono junto a su pequeño y fiel perro y era impactante lo deteriorada que tenían la vestimenta. Esto se debía a que cuando subieron habían calculado mal el tiempo que tardarían y al llegar a la cima el sol empezó a esconderse, por lo que después de avanzar un poco hacia el este y ante la inminencia de la llegada de la noche empezaron a “laderiar” la montaña tratando de descender. La oscuridad llegó rápidamente y las espinas desgarraron sus ropas, hasta llegar al lugar donde quedaron atrapados.
Dionisio unió el lazo y el torzal que llevaba, lo agarro en un pequeño visco que estaba cerca y que le serviría de ayuda. Luego lo arrojó para tratar de sacarlos. Alonso estaba preso de pánico y no quería salir, pero gracias a la fortaleza de don Shono que lo convenció y le ato el lazo para que el rescatista lo jalara desde arriba, lograron sacarlo. Una vez que Alonso pudo llegar arriba, Dionisio arrojó nuevamente el lazo para que subiera don Shono quien trajo a su perro en los brazos.
La primera parte del rescate estaba lista, pero todavía faltaba bajar de la montaña. El trayecto se hizo siguiendo hacia tras las huellas que habían dejado Shono y Alonso la noche anterior. Hay que aclarar que Alonso no era un hombre muy habituado a andar en los cerros, lo que sumado a su estado actual, necesitaba de ayuda para subir hasta la cima y luego descender. Cuando llegaron a la cima de la montaña eran las 12:30 hs. y hacía 4 hs. que Dionisio había empezado a subir.
Mientras tanto, desde el improvisado campamento del Rodeo del Medio, habían visto el rescate a la distancia y se dieron cuenta del camino que estaban haciendo para bajar. Por lo tanto algunos de los presentes fueron hasta el puesto de Don Burgos y empezaron a subir para ayudar, llevando agua para el rescatista y los rescatados. El primero en llegar fue Don Belarmino Brizuela, quien los encontró cuando ya empezaban a descender por la senda de la quebrada de la Aguadita.
A partir de ese momento, ya hidratados y con ayuda, el descenso fue más fácil hasta el puesto de Don Burgos y desde allí hasta el Rodeo del Medio donde se había agrupado la gente del pueblo. En ese lugar ya se encontraban otras personas con escaleras especiales con las cuales pensaban intentar el rescate.
De allí continuaron camino hasta llegar a la Gruta de la Virgen del Valle. En ese lugar ya se encontraba el Dr. Urtado junto a dos enfermeras (Entre ella la niña Inés), quienes hicieron los controles de rigor a los recién rescatados. También había en el lugar gran cantidad de gente del pueblo y de pueblos vecinos que habían llegado a ofrecer su ayuda.
Doña Rufina, esposa de don Shono, había carneado una cabra y la había enviado para que comiera su marido y la gente que intentaba rescatarlo. Es así que cuando llegaron a la casa de nuestra Madre del Valle, los recibió el agradable aroma que salía de la parrilla.

Gracias de Dios, esta historia tuvo un final feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario