Anjullón OnLine

Este Blog esta creado con la intención de hacer conocer más a mi querido pueblo de Anjullón, rescatar su historia y su cultura e informar los hechos más destacados del pueblo y/o protagonizados por sus hijos.
La foto de la portada es "la Iglesía de Anjullón".
Se aceptan colaboraciones con material sobre el pueblo (y la costa toda) a Lrquintero@gmail.com

domingo, 28 de marzo de 2010

El Señor de la Peña

(Foto: El Señor de la Peña)

A 26 km al este de Anjullón, en el paraje conocido como “El barrial de Arauco”, se encuentra solitaria una enorme piedra de aproximadamente 12 mts. de altura, cuyo perfil se asemeja a un rostro humano, siendo para nosotros el rostro de Nuestro Señor Jesucristo.
En este lugar se congregan cada “semana santa” miles de fieles, llegados de diferentes puntos de la provincia y del país, muchos de ellos lo hacen caminando o a caballo, especialmente quienes vienen de los departamentos del centro y norte riojano y oeste catamarqueño.
No se sabe a ciencia cierta el origen de esta devoción, pero es muy posible que los pueblos nativos hayan adorado a esta piedra como un Dios, ya que se conoce que los primitivos habitantes de estas regiones (Los Diaguitas) eran propensos a adorar todo aquello que asemeje forma humana. También se dice que el peñasco solía servir de refugio a los cazadores de la zona, quienes depositaban allí sus ofrendas al Llastay, Dios protector de los animales silvestres y al mismo tiempo Dios de la caza.
También hay una leyenda que habla de un humilde pastorcito que cruzaba este desierto y corría peligro de morir de sed junto a sus animales, ante este hecho oró por su salvación y una enorme tormenta se formó en el cielo. El día se oscureció de pronto, había rayos y truenos por todos lados. El pastorcito se echó a tierra aterrado hasta que amainó la tempestad. Cuando levantó nuevamente la vista, estaba allí, delante de él, esa mole que al parecer acababa de desprenderse de la cumbre del cerro vecino y que parecía la escultura fiel de un hombre, un señor. El Señor de la Peña.
Al parecer, a la llegada de los conquistadores españoles y a medida que avanzaba la colonización, este culto prehispánico se convirtió poco a poco en el culto al Señor de la Peña (peña al decir de los españoles por piedra del decir americano); y desde entonces fue tomando ya características de la religión Católica.
Lo cierto es que ya en el siglo pasado se hablaba de la "peña del barrial" o simplemente "la peña" a pesar que la autoridad eclesiástica ponía ciertos reparos a esta devoción popular, por los peligros de fetichismo e idolatría, y por que algunos comportamientos de los devotos contradecían las normas y el clima espiritual de la Semana Santa.
A principios del siglo XX, en 1908 el Costeño Julio de la Fuente y el Machigasteño Vicente Cedano colocaron la Cruz de hierro que aún hoy se conserva sobre la piedra.
Con la llegada de Monseñor Enrique Angelelli (1968) se da un gran paso para la aceptación definitiva de este lugar como un espacio de culto Cristiano. Esto hizo que a partir de ese momento se comenzaran a realizar obras para brindar una mayor comodidad a peregrinos y devotos, llegando hoy en día contar ya con luz eléctrica y acceso asfaltado al lugar.
Todo este trabajo trajo aparejado el crecimiento de la Devoción por el “Señor de la Peña”, el cual es visitado cada Jueves y “Viernes Santo” por más de 50.000 personas.

Debido al mal estado del camino que une Anjullón con “El Río de la Punta”, para llegar al Señor de la Peña desde nuestro pueblo en vehículo, se debe realizar el recorrido pasando por el acceso a la localidad de Anillaco, lo cual da una distancia de 37 km., quedando el antiguo camino solo para ser usado por los promesantes que lo hacen caminado, en cabalgaduras o para vehículos especiales.


El paraje esta situado a 47 km al sud de Aimogasta y a 95 al norte de la ciudad de La Rioja, pudiendo llegar a él por Ruta Nac. 38 y Prov. 9 y 7. o por Rutas Prov. 1 y 7 recorriendo una distancia de 115 km aproximadamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada